Girar y Perder

Cuentos En EspanolGirar y Perder
por Erik Arneson

Le dije a mi hija de nueve año, Abby, que no estaríamos comprando ningún SweeTarts justo antes de que escuché su voz, como de trueno, desde el otro lado de la tienda de conveniencia.

“¡Dame el maldito dinero!”

Me di vuelta y vi a un hombre alto, de hombros anchos, con una media negra que se extendía por la cara y la mano en el bolsillo de su campera apuntando algo al empleado.

“No me hagas usar esta maldita pistola. Dame el dinero. Now!”

El empleado, pálido y sudoroso, exhaló un gruñido como un extra en una mala película de zombis. Él no mostró capacidad de movimiento.

“¡Hay, idiota!” El matón se inclinó sobre el mostrador y agarró camisa del uniforme del empleado, con lo que las caras estaban a pocos centímetros. “¡Dame el maldito dinero!” Pensé que el empleado iba a vomitar.

El hombre que estaba cerca de nosotros en el pasillo de los dulces y patatas fritas estaba sentado en el suelo, se puso las rodillas a su pecho y gimió.

Le dije a Abby, “Está bien, cariño. Quiero que agaches y gatees al baño allí. “Ella asintió con la cabeza y comenzó a gatear.

Yo estaba seguro de que podía acabar con el matón – Fui dos veces Campeona de la Competición femenina Colegial de Pistolas, y todavía voy al campo de tiro dos veces a la semana – pero mi pistola estaba guardada en casa.

Pero, por supuesto, no tenía un arma de fuego real en el bolsillo de todos modos. ¿Quién hace eso más?

“Maldita sea, no estoy bromeando. ¡Dame el dinero o disparo!”

Me incliné y susurré al hombre gimiente. “Voy a poner una bolsa de patatas fritas en el suelo. Cuente hasta 10 y luego písela. ¿Entiendes?”

Él susurró a su vez: “¿Estás loca, mujer? ¡Me matará!”

“Escúchame. Él no tiene un arma de fuego, pero aún podría matarnos. Y no voy a dejar que mi hija salga herida. Por lo que necesitas para crecer un par, hombre. ¿Me escuchas?”

“Mierda. Vete a la mierda. Sí, sí. Sea cual sea.”

Le puse una bolsa de papas fritas de una sola porción en el suelo. “Usted hace esto o te mato yo. Comience a contar.”

Me trasladé al final del pasillo, agarré una botella de dos litros de refresco y me dirigí hacia la caja registradora. Yo también estaba contando.

“¡Tienes tres putos segundos para abrir la caja registradora! ¡Hazlo o mueres!”

Llegué a “nueve” en mi cabeza y corrí al matón. Me vio en su visión periférica y empezó a darse vuelta cuando al mismo tiempo el hombre gimiente, bendiga su corazón, pisoteaba la bolsa. Demonios, hasta yo pensé que era un disparo.

Entonces oí disparos reales cuando el matón sacó una pistola – un Ruger LCP, para ser exactos – de su bolsillo y disparó tres rondas hacia los dulces y patatas fritas pasillo.

Lo golpeo en la cabeza con la botella de soda. Como él se tambaleó y cayó, dejó caer el arma. Mejor aún, su cabeza golpeó el borde de la encimera en su camino hacia abajo, cayo duro, dejándolo fuera de combate.

“¿Estás bien?” Le pregunté al empleado. Él asintió débilmente, sus ojos muy abiertos y sin pestañear. Cogí el Ruger.

“Ahhhhhh!” Gritó el hombre gimiente. “¡Me dispararon! ¡Me dispararon!”

Miré al empleado. “Llame al 9-1-1, ahora,” dije. Se me quedó mirando. “¡Ahora!” Se dio la vuelta y cogió el teléfono. Yo creo que ni siquiera parpadeó.

Cuando llegué al hombre gimiente, que se retorcía en el suelo, con la cara y las manos carmesí. “¡Me dispararon!” Gritó. “¡Esto es tu culpa!”

Me arrodillé junto a él para examinar la herida. Vi de inmediato.

“No quiero morir,” gimió el hombre.

“Vas a estar bien. Lo prometo.”

Deslicé mi dedo índice a través de lo rojo en la mejilla y me lo metí en la boca. Sonreí. “Delicioso.” Las Balas del matón habían no habían alcanzado al hombre, pero habían diezmado a un montón de pasteles de cereza. La mayor clase de pastel.

Llamé a mi hija, “Abby, ¿podría tráele a este buen hombre algunas toallas de papel de baño?”

***

“Swing and a Miss” was originally published in English by Near to the Knuckle. Translation by Carolina Maria Russo-Holding.

© 2013 Erik Arneson

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s