Lios Conmigo

Cuentos En EspanolLios Conmigo
por Erik Arneson

Lo que yo hago, no es un mal trabajo.

Análisis. Investigación. Demografía. Y una vez cada década una gran cantidad de mapeo.

Paga las facturas, pasa el tiempo, y lo mejor de todo es calmo. Solitario, incluso.

Me gusta eso. Y, en verdad, es necesario.

Casi me han despedido dos veces por lo que los recursos humanos-tipos llaman “interacciones físicas inadecuadas” – en otras palabras, la lucha con mis compañeros de trabajo. La primera vez no era realmente un gran problema: no hubo puntos de sutura, ni huesos rotos. La segunda vez, un nuevo chico le dijo al jefe que mi análisis fue defectuosa por lo que me acerque directamente a su cubículo y le rompi la nariz. Quiero decir, que no joda, mis números estaban perfectos.

Es por eso que yo mantengo mi trabajo a pesar del mal genio. Yo soy el mejor en lo que hago. Nadie sabe mas que yo sobre la redistribución de distritos. Es sangre político, y yo juego a ganar siempre.

La redistribución de distritos – el ajuste de los límites de los distritos del Congreso después del censo – es ignorado, excepto por los políticos, algunos periodistas, y un puñado de tipos Buenos y dedicados del gobierno.

Los políticos son los peores. llaman, Mandan correos electrónicos, aparecen sin avisar. Buscan cualquier pedazo de información sobre el mapa. Ellos saben que la carrera de alguien está a punto de terminar, y que desesperadamente quieren evitar ser ese alguien.

Una gran parte de mi trabajo es decidir quién ese alguien será. No del todo por mi cuenta, pero mi análisis impulsa las decisiones. Dibujé el mapa en 1980, la década de 1990, y la década de 2000. Mis recomendaciones nunca han sido rechazadas.

Gracias a los cambios de población, Pennsylvania está perdiendo un miembro del Congreso este año, el corte de 19 distritos a 18. he determinado que el 8vo distrito es el que tiene que ir. Lo que significa que el congresista Stephen Kahler – mi primer jefe, cuando estaba en la Asamblea General del Estado – estará fuera de un puesto de trabajo.

Salvo que ya esta, de cierto modo.

Kahler llegó a mi oficina hace unos 30 minutos.

Él todavía está aquí. Muerto, en el suelo.

Fue un accidente, en su mayoría. Pero parece poco probable que la policía o a el fiscal les importará mucho al respecto. Todo el mundo odia el Congreso, pero matar a un congresista sigue siendo un delito.

Así que ahora me enfrento a la pregunta que definirá el resto de mi vida y si me paso como un miembro productivo de la sociedad o número AX4082 como recluso en el sistema penitenciario del estado de Pennsylvania: ¿Cómo deshacerse adecuadamente de un cuerpo?

Afortunadamente, es tarde. Y es el martes antes de Acción de Gracias. Muchos empleados del Estado, por no hablar de los funcionarios electos, se van al norte del estado para el inicio de la temporada de caza. Otros se fueron a la madrugada de hoy para hacer el fin de semana largo mas largo.

Casi me hice lo mismo. Después de pasar horas cambiando distritos electorales en las colinas al norte del condado de Allegheny de un distrito a otro, yo estaba cerrando mi computadora cuando Kahler apareció.

Comenzó calmo. Dijo que sabía que yo estaba presionando para eliminar su distrito, quería saber por qué.

Una conversación difícil, pero no es un mal comienzo. Las cosas se pusieron peor. Rápidamente.
Él insistió en ver el mapa. No es una casualidad, le dije. Nadie lo ve hasta que mi jefe, el líder de la mayoría, me da una luz verde.

El congresista no le gusto eso. Insistió de nuevo. Me negué de nuevo. Los dos mas insistentes. Insistiendo se convirtió en exigente. Exigir se convirtió en mortal. Su rostro se puso rojo, a juego con su corbata.

Cuando trabajaba para Kahler, él siempre le gusta meterse conmigo. Resulta que esa espina clava en mi costado.

“Usted ha estado esperando joderme por años!,” gritó. Yo no estoy en desacuerdo porque no se equivocó. “Muéstrame el maldito mapa, y muestramelo a mí ahora!” es suficiente que lo grita en su voz chillona. Entonces engreído añadió: “Usted. es. asistente. has. Como. Te . Digo!” Metiendo el dedo carnoso en mi pecho.

El primer pinchazo me sacó mi silla. Eso no lo detuvo. Él me empujó de nuevo. Y otra vez.

Hasta que yo le di un puñetazo en la nariz.

Hasta que cayó al suelo.

Hasta que yo le di una patada en la cabeza.

Exageracion? Por supuesto. En mi defensa, quien sabía que se podía matar a un hombre con una sola patada? Yo, ahora. Un poco tarde. Para mí y para el congresista.

Esto es un desastre.

Al menos no es sangrienta. Estoy bastante regado como es. Con sangre, no tendría ninguna esperanza.

La manera en que yo lo veo, no hay ninguna opción. Tengo que deshacerme de su cuerpo. Para siempre. Lo que significa que en algún lugar fuera del Capitolio. Porque si bien hay muchos lugares oscuros en este complejo – sótanos, subsuelos, pisos enteros vacantes durante años – eventualmente alguien va a encontrar un cadáver aquí, no importa lo bien que este oculto.

Así que tengo que moverlo.

Es bajito, lo cual es bueno. Él es también gordo – muy, muy gordo. Yo no lo puedo llevar, y arrastrarlo no parece del todo brillante.

Mi silla … tiene ruedas. Podría funcionar. Ruedo la silla en una esquina, agarre las piernas de sus pantalones de traje de Gucci.

Respiración profunda. Y … tire!

Y … mierda! no lleva puesto el cinturón. Él lleva boxeadores, gracias a Dios.

Me pongo los pantalones en la medida de lo que puedo, no del todo hasta el final, pero lo suficientemente cerca. Agarrándolo por detrás de este tiempo, mis antebrazos debajo de sus axilas, que lo arrastran a la esquina con la silla.

Respiración profunda. Y … levantar!

Y … torcer! Al igual que una clase de aeróbic. Supongo, nunca fui a una.

Le puse en la silla, lo suficiente para que él no se deslize hasta el suelo. Él se desplomó, los brazos colgando hacia abajo, doble barbilla apoyada en su pecho. Yo lo agarro de nuevo, empujo a una mejor posición.

Perfecto.

Hay un golpe en la puerta y que me hizo saltar de susto. Seguridad hacienda las rondas a la noche. Maldita sea!

Miro a mi alrededor, frenético.

“Es Harry de seguridad de la casa. ¿Hay alguien aquí?”

El armario! Voy corriendo una y abro la puerta. Hay suficiente espacio. Yo creo que. Espero.
Agarro el respaldo de la silla y la rueda por el piso alfombrado hacia el armario tan rápido como puedo, sosteniendo el hombro de Kahler con una mano.

“Hey, Harry … solo yo por aqui!”

Meto la silla y el diputado en el armario. Cierro la puerta justo cuando Harry viene alrededor de la esquina.

“¿Cómo te va, Harry?”

“Bien, usted?”

“Ah, usted sabe … lo mismo, siempre lo mismo. Tratando de salir de aquí por la noche.”

“Muy bien, buena suerte. Volveré más tarde, cuando el equipo de limpieza llegue aquí.”

Él da vuelta para irse. Empiezo a relajame.

Él se da vuelta. Vete de aqui.

“Hey, ¿dónde está tu silla?”

“¿Dónde está … ¿qué?”

“Su silla.”

“Mi silla.” Está en el otro lado de la puerta del armario, con un congresista muerto sentado en élla. “Se, uh, rompió hoy. Necesito una nueva. He estado usando la de Josh todo el día. Sólo, uh, la puse de vuelta en su escritorio porque estoy listo para apagar la computadora.” Buena respuesta. Smooth. ¿Cierto? Sí? No.

Harry niega con la cabeza. “Ellos nunca compran una buena silla por aquí? Me refiero a las personas que realmente hacen el trabajo, ya sabes, no las sillas de cuero de lujo para los elegidos.”

“Dímelo a mí,” le digo. Y lárgate de aquí.

“Muy bien, que tengas una buena noche.”

“Ditto.” Y, por cierto, FUERA DE AQUÍ.

Harry se va. Finalmente.

La puerta queda asegurada detrás de él. Cuento hasta 10, el tiempo para que él siga por el pasillo, a continuación, abro el armario.

¡No!

Yo grito un poco porque el congresista cae hacia adelante.

Y, sí, por supuesto, su cabeza me dio en las bolas al detener su caída y le puse de nuevo en la silla.

Lo empujo a salir del armario, a la puerta de la oficina. Al abrir la puerta, puedo ver el pasillo – no hay nadie. Sé por trabajar hasta tarde que Harry esta chequeando las oficinas en el tercer piso por ahora. Esta es mi mejor oportunidad de moverme.

Empujo a Kahler por el pasillo hacia el ascensor. Pulso el botón repetidamente. La Espera me pone nervioso. Cada sonido que me pone nervioso.

La apertura de la puerta del ascensor me hace de lo más nervioso. Pero esta vacío. Ruedo al congresista al ascensor y prensa P2. Hasta el segundo nivel del aparcamiento subterráneo, donde aparco.

El ascensor suena para el primer piso, luego de P1. Es de golpes de nuevo y se detiene en P2. Las puertas se abren. No había nadie allí. Me asomo al garaje de estacionamiento subterráneo con poca luz, huelo el aire húmedo por mucho que me siento y veo a nadie en absoluto.

El único coche es mi Honda Accord. Solitario. Perfect.

En el coche, abro el baúl. En el interior, un montón de mierda. Periódicos. Cartón. Cosas que se suponía que iba a dejar en el centro de reciclaje el sábado pasado.

Me gustaría tener revestimiento de plástico. Cualquier buen asesino lo haría.

Lo siento congresista. Usted estará recibiendo la tinta del periódico en ese bonito traje.

Le agarro debajo de los brazos de nuevo por detrás y lo levanto de la silla. Él flop hacia el tronco y lo hace a medias. Levante sus piernas y lo meti por completo en el baul.

Encajo la silla en el asiento trasero. Se supone que esta rota, podría conseguir así deshacerme de él.

Al volante, me limpio el sudor de mi frente y respire profundamente. Tengo la boca completamente seca.

Sin problemas salgo del garaje. Me dirijo a Home Depot. Necesito forro de plástico, cinta adhesiva, cadena, bloques de hormigón. ¿Cómo diablos estoy pensando en estas cosas? demasiada televisión.

Un minuto o dos o cinco pasen en el coche. De la nada, las luces de la policía detrás de mí. ¡Mierda! ¡Double mierda!

No voy a exceso de velocidad. Yo sé que no. Me detengo. Él se queda detrás de mí. Quiere que me detenga.

¿Qué otra opción tengo? Me detengo. Mierda.

La policía llama a la ventana. Presiono el botón para bajarla.

“¿Sabes por qué te pare esta noche?”

Tengo una conjetura interesante, pero si eso es asi, Estoy totalmente regado, regado, así que … “No, señor.”

“Tu luz trasera.”

“La luz trasera?”

“Tu luz trasera izquierda. Ha quemado.”

“Yo, eh, no tenía ni idea. Yo, um, lo siento.” Gotas de sudor sobre mi nariz.

“¿Te sientes bien, señor?”

“Sentirse bien?”

“Te ves terrible.”

“Creo que me estoy enfermando.”

“Veo. Licencia y registro, por favor.”

Yo le doy los documentos y me limpio la cara con una servilleta mientras camina de vuelta al coche de patrulla para ejecutar los números.

Pasan las horas. No horas. Minutos. Parecen horas.

Vuelve. Lo mismo sucede con el sudor.

Me entrega los documentos.

“Señor …”

“¿Sí?”

“¿Va a conseguir que la luz trasera fija mañana?”

“Sí, señor.”

“Está bien, entonces. Voy a dejarte ir con una advertencia.”

No puedo dejar de suspirar. Espero no parecer demasiado aliviado. “Gracias.”

“Realmente un aspecto terrible. Descansa un poco.”

“Sí, señor.”

Así de fácil, el hombre que podría haber bloqueado el resto de mi vida se ha ido. Dejé que el se fuse primero , y me meti de nuevo en la carretera.

Cinco minutos más tarde, Home Depot. Dentro y fuera rápidamente.

Yo compro lo que necesito con una tarjeta de crédito. Tonto, pero los 14 dólares en mi billetera no cubrirlo. Caminando de regreso al coche, tiro la tarjeta de credito y el recibo. Siempre puedo afirmar que fue robada.

Peleo con las llaves, antes de abrir la puerta. Me carga las cosas en el asiento trasero. Con la esperanza de cuatro bloques de cemento sean suficiente.

Saliendo de la playa de estacionamiento, un escalofrío. Hay un cadáver en el baul.

Conduzco al norte, por primera vez en 22/322, luego 11/15 después de cruzar el río Susquehanna. Quiero estar fuera de Harrisburg cuando yo tiro el cuerpo, y no se necesito mucho tiempo para llegar a las zonas despobladas.

Al acercarse a la primera zona de lanzamiento de barco, veo un coche. Parece vacía, ni rastro de las personas, pero no dejo de conducir.

La segunda área de lanzamiento se oculta en su mayoría de la carretera por grandes árboles, pero parece abandonado. Conduzco y poco a poco, veo que estoy solo.

Me tire hacia arriba hasta el muelle. Los neumáticos que ruedan sobre la grava suenan como fuegos artificiales en mi cabeza. Golpeé los frenos demasiado duro, causando un corto deslizamiento. No hay tiempo que perder. Caminando hacia el baul, me doy cuenta de que debería haber entrado de reves. Así que me vuelvo al auto. Nadie aparece mientras lo estoy haciendo la vuela. Suerte.

Abro el baul y estremezco cuando veo el cuerpo. Los ojos de Kahler siguen abiertos, y eso me asusta. Agarro el plástico, lo extendió a pocos metros de la orilla del muelle. Es más largo de lo que esperaba, y se siente más fino de lo que hizo en la tienda.

A continuación, el cuerpo. me tarda más tiempo de lo que debería tirar al gordo del baul y arrastrarlo al plástico. Sus zapatos sobre las tablas de madera del muelle, y uno de ellos se cae. Rebota en el río; Observo que se hunde.

Yo lo pongo en el borde del plástico y lo enrollo como una alfombra.

Adición de la cinta adhesiva es fácil. Yo uso tanto él es una momia de plata.

Lo ruedo al borde del muelle y luego camino de regreso los 20 metros más o menos a mi auto y agarrar la cadena. Repito el viaje para cada uno de los cuatro bloques de cemento. Envuelvo la cadena alrededor de su cuerpo, bucle a través de los bloques de hormigón y lo ato en nudos sueltos de modo que no se salga.

Pequeñas olas chocan contra los pilotes de muelles. Un pájaro vuela fuera de los árboles, seguido por una segunda y tercera. Seguido por el silencio.

“Adiós, congresista.” Lo digo en voz alta. Ni idea de por qué. Por los viejos tiempos, tal vez.

Me arrodillo para darle el empuje al rio. El cuerpo va primero, se sumerge por debajo de la superficie antes de volver a flotar. La vista es extrañamente reconfortante. Su cuerpo flota en un solo lugar, en su lugar por la cadena conectado a los bloques de cementotodavía aun en el muelle.

Me pongo de pie y uso mis pies para deslizar el primer bloque en el río.

Entonces el segundo. Aún no creo que esté haciendo esto.

Me falta el tercer bloque de cemento sobre el borde del muelle, siento una sacudida repentina y experimentar un momento de claridad impresionante: Mi pierna está atrapada en la cadena. De repente estoy en el río, hundiendome junto con el congresista.

Bajo el agua, oigo un chapoteo como el cuarto bloque, el bloque final, se solto del muelle.
Lucho con la cadena durante unos segundos. Como ya jadear en busca de aire y consigo nada más que agua, ya sé que no voy a ser capaz de liberarme.

Me Muero como un asesino incompetente? No es la muerte que había imaginado.

Pero al menos es solitaria.

***

“Mess With Me” was originally published in English by Needle: A Magazine of Noir. Translation by Carolina Maria Russo-Holding.

© 2014 Erik Arneson

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s