Totalmente Solo

Cuentos En EspanolTotalmente Solo
por Erik Arneson

29 de Octubre 1951

La lujuria brillaba a través de los ojos de Oscar Caín mientras observaba a la nueva bailarina de burlesque en El Troc. Repantigado en un asiento acolchado de terciopelo rojo, se olvidó a parpadear mientras absorvia cada detalle de las piernas y los pechos y la forma numinosa de esas piernas y los pechos que se balanceaban en el escenario. Ella tenía menos de la mitad de su edad, muchas de las bailarinas eran igual de joven y eso no le impidió visitor El Troc por lo menos una vez a la semana. Seguramente no le impidió pensar los pensamientos lascivos inspirados en esta chica seductora del pelo rubio platino, llamada Cherry Wilde.

Cuando Cherry Wilde dejó el escenario, Caín tomo otro sorbo de bourbon del frasco escondido en su chaqueta. Se puso de pie, hizo como cepillarse pelusa de su pantalón para ocultar su excitación, y caminó hacia el vestíbulo.

El vendedor de billetes, Mabel, estaba sentado solo en una mesa rectangular estrecha. La única interacción con los clientes que tenía era a través de la ranura estrecha por donde se desliza el dinero en efectivo y boletos. Mabel rápidamente fue acercando los 60, una mujer gorda con pequeños ojos, enojados ocultos bajo las cejas descuidadas. Su pelo gris con un corte tan rebelde que Consistentemente Caín se preguntó dónde alguien fue a hacerse un corte de pelo tan malo, o si fue que se lo cortó ella misma.

“Big Will esta aqui hoy?” Cain pregunto.

Mabel respondió con un gruñido y un movimiento de cabeza hacia la oficina del gerente. Caín cruzó la alfombra roja en el vestíbulo y giró el pomo de una puerta de madera con una capa de pintura escamada blanca. Estaba cerrada con llave. Golpeó con su palma abierta. Escamas de pintura cayeron al suelo.

“Fuera!” Will gritó desde el otro lado.

Caín le gritó, “¡Fuera el culo y abre la puerta!”

Big Will abrió la puerta un par de minutos después, con pantalones marrones monótonos y emparejando con tirantes sobre una camisa de botones azul desteñida, medio abotonada, con manchas de sudor prominentes en las axilas. Caín, en su traje de chaqueta de tres piezas y sombrero, no entendía cómo cualquier hombre que se precie podría presentarse así. Incluso en El Troc.

Big Will saludó a su visitante con un apretón de manos sudorosa y una sonrisa forzada. Parecía más grande y cada vez más calvo que la ultima vez que Caín lo vio. El hombre debe estar llevando más de 350 libras en su estatura de 5’6. Osciland de nuevo a la silla de madera de gran porte, detrás de su escritorio, Big Will preguntó: “Entonces, ¿qué piensas tú, Caín?”

“Esa pequeña Cherry esta bien dulce, como lo prometiste.”

Big Will suspiró. “Si. ¿Cuándo quieres conocerla?”

“Esta noche. ¿Cuál es su verdadero nombre?”

Big Will sacó un pañuelo de color amarillento que probablemente si estuviese limpio seria blanco. “Me pones nervioso, Caín, sabes eso?”

El lado izquierdo de la boca de Caín se convirtió en una sonrisa. Disfrutaba ver como deja a la gente nerviosa. “Usted puede controlar sus nervios si esto significa permanecer en el negocio, ¿no puedes?”

El sudor y la suciedad acumulada en el pañuelo de Big Will mientras se limpiaba la cara. Él le dijo a Caín el verdadero nombre de la bailarina, Susan Hayes. “Su turno termina a las siete en punto.”

“Perfecto,” dijo Cain. “Tengo algunos negocios para cuidar. Vuelvo a recogerla para la cena.”

***

Caín acepto su ocupación, trabajando como cobrador en una ciudad dirigida por ladrones. Un hombre imponente que se enorgullecía de su físico, él pasó sus días visitando las empresas de toda Filadelfia y contenta-entrega a los propietarios – amenazando Cuando necesario – para hacer que entiendand que Barney Samuel se había reducido a sus últimas semanas en el cargo de Alcalde, pero se merecía respeto. Preferentemente en forma de donaciones en efectivo.

Samuel, un republicano, no era candidato a la reelección. Esto complicaba el trabajo de Caín, como la campaña siendo dirigida por el reformador autoproclamado y el controlador actual de la ciudad, Joseph Clark.

Clark estaba tratando de convertirse en el primer alcalde demócrata de Filadelfia desde.

1884 al convencer sus ciudadanos de que el gobierno de la cuidad era corrupto hasta la médula. El Trapo de diario de Walter Annenberg, el Philadelphia Inquirer, estaba encamado con Clark. Puede que todo sea verdad, y de hecho la reputación de Filadelfia fue tal que muchos han viajado en los círculos políticos se refieren a ella como la ciudad de saqueo fraternal. La opinion de Cain era que el tenía un buen trato y no tenia interés en que termine.

Cain entro en la Ferreteria de Port Richmond. Jack Dabrowski estaba ayudando a un cliente, por lo que Caín navego por los pasillos hasta que encontró los martillos. Puso a prueba algunos antes de seleccionar el que mejor se sentía en la mano. El mango de madera era el tamaño exacto y la herramienta bien equilibrada, el martillo más bonito que jamás había visto. Caín volvió al frente de la tienda y se quedó cerca de la caja registradora.

El cliente era un hombre que parecía tener unos 70 años y dijo que necesitaba una cerca de alambre para mantener a los conejos del jardín en su patio trasero. Dabrowski lo llevó la cerca hasta la caja registradora, charlando con el cliente. Cuando vio a Caín, se detuvo a media frase.

Caín sonrió. “Encantado de verte, Jack.”

“Yo … uh …”

“Vaya, termina ayudando al buen caballero.”

Dabrowski, un hombre bajito que habia sido luchador en la escuela secundaria tres décadas atras, asintió con la cabeza y se dirigió al otro lado de la caja registradora. Aceptó el dinero del hombre y le pidio al empleado que trabaja tiempo parcial que le lleve la cerca a la casa del cliente, a cinco cuadras de distancia.

Cuando él y Dabrowski finalmente estan solos, Caín Dijo: “Pensé que teníamos una buena relación, Jack. Pero me pregunto, ¿Estaba equivocado acerca de eso?”

“¿Estaba usted equivocado?” El temblor de la voz y las manos de Dabrowski traicionó Su temor, complaciendo a Caín. “Su idea de una relación es que pago al jefe de bomberos, al inspector de plomería, y cualquier otra persona que envías, una y otra vez. ¿Qué obtengo a cambio?”

Caín se encogió de hombros como si el tema le desconcertó. “Tienes la oportunidad de operar tu negocio sin trabas.” Caín golpeó la cabeza del martillo en su mano izquierda mientras hablaba. El ritmo constante junto con el ritmo tranquilo de su voz. “Jack, ¿sabes por qué estoy aquí hoy?”

El ojo derecho de Dabrowski se crispó.

Caín blandió el martillo como broche de oro, llevándolo hacia abajo sobre una pila de folletos junto a la caja registradora. Dabrowski se estremeció.

“¿Qué es esto?” pregunto Cain.

Dabrowski no respondió.

“¿No lo entiendes la pregunta? Sé que eres un polaco. Eres idiota así?”

Las fosas nasales de Dabrowski se encendieron y lanzaron un golpe salvaje. Caín atrapó el puño de Dabrowski en su mano izquierda y sacudió la cabeza.

“Yo no quería que llegara a esto, Jack,” dijo, apretando lo suficiente que Dabrowski respiró hondo y tragó saliva. Caín empujó la mano de Dabrowski abajo sobre el mostrador al lado de los panfletos “Joseph Clark para el alcalde” y la empujó plana.

“Chata es el mejor,” dijo Cain. “Confía en mí cuando digo que va a ser mucho peor si usted mueve su mano.”

Caín sostuvo la muñeca de Dabrowski y levantó el martillo. Dabrowski Sharply inhalo y giró la cabeza sobre el propósito de un martillaso y movió su mano. El martillo pulverizo el hueso de su dedo meñique. Dabrowski contuvo un grito y trató de tirar su mano, Caín se la agarro mas fuerte. Levantado el martillo de nuevo y esta vez aterrizó en la banda de la boda de Dabrowski, deformando el anillo y el dedo dentro de ella.

Su agarre se aflojó y Caín Dabrowski apartó la mano, utilizando el otro brazo para acunar como un bebé recién nacido a su mano. Las lágrimas goteaban de ambos ojos. Lo intentó, y poco a poco con cuidado, quitar el anillo de su dedo roto pero estaba demasiado abollado para salir.

“Sé que es doloroso, Jack, pero no soy irrazonable,” dijo Cain. “Yo sólo fui por dos dedos porque respeto el hecho de que-tiene una familia que alimentar. Y creo que podemos reconstruir esta relación. Para empezar, usted no va a estar pasando el virus que esta mierda por Clark nunca más. ¿De acuerdo?”

Dabrowski quedó mirando a Caín, el objetivo sólo para el ritmo. “Así es.”

Caín asintió. “Bueno. Siento lo del anillo. Te lo tendria que haber sacado antes. Recomiendo el uso de tenazas en él. Y ver a un médico acerca de esos dedos, Jack. Espero que no los pierdas. Se volvió el martillo en la mano. “Gracias por esto. Una herramienta muy bien, por cierto.”

***

Caín tiró el martillo en el asiento trasero de su Cadillac 1950 Coupe de Ville, negro. Condujo a su lugar de comida favorita, el Mayfair Diner, y se sentó en su stand favorito.

Joan, su camarera favorita, porque ella era joven y su uniforme siempre un poco demasiado corto y un poco demasiado apretado, le sirvió una taza de café. Caín miró de arriba abajo y luego de vuelta a la cima, y sonrió. Ella era pequeña pero bien redondeado en los lugares correctos.

“Lo de siempre para usted hoy, señor Caín?”

“Si no puedo conseguirme a ti en su lugar.”

Joan se rió y se dirigió hacia la cocina. Los ojos de Caín se demoraron al imaginar como seria su baile en El Troc. Antes de salir de su vista, el detective David Morris, del Departamento de Policía de Filadelfia apareció en la mesa de Caín.

“Tenemos un problema,” dijo Morris.

“No ‘Hola’? No ‘¿Cómo estás hoy? ¿Qué está pasando en este mundo en que no podemos hacer tiempo para ser civilizado?”

“Hola. Cómo estás? Ahora escuchen bien, Oscar. Estamos cagados.”

Joan quedó sin aliento ante el lenguage. Ninguno de los hombres se había dado cuenta de su regreso. “David,” Caín dijo: “Yo creo que nuestra encantadora Joan le sorprendió con su lenguaje.”

“Oh, eso está bien,” dijo Joan con una sonrisa nerviosa. “¿Lo de siempre, detective Morris?”

“Claro, muñeca. Gracias.”

Ambos hombres miraron Joan menear a la cocina.

“Háblame de este problema,” dijo Cain.

Morris se inclinó hacia delante, su voz un susurro. “El gran jurado esta cercando.”

“¿Eso es todo? Tómalo con calma. La gente en este barrio, no, la gente en toda la ciudad – Ellos quieren jugar. Estamos ofreciendo un servicio.”

“Usted sabe que el gran jurado esta mirando más de los juegos de azar, y no todo el mundo es lo suficientemente fuerte como para resistir cuando se sienten los tornillos. Y que el cielo nos ayude si Clark se hace cargo del Ayuntamiento el próximo mes.”

“A veces pienso que mis amigos se han vuelto locos. Republicanos-han corrido esta ciudad por malditos 70 años. Eso no va a cambiar.”

“¿Que dices ? ¿No viste el Inquirer de hoy? Apoyan Clark a la derecha en la primera página, y las dos páginas siguientes explican todo. La malversación de la oficina de impuestos, los operadores de estacionamento robando dinero en efectivo, el suicidio extraño de Ellis, por el amor de Dios.”

Caín hizo un gesto apagado. “Prueba de que Annenberg habia perdido el juicio. Eso no significa que los votantes están perdiendo el suyo.”

“Espero que tengas razón, pero yo no apostaría ni un billete de un dólar en ella. De todos modos, aquí está nuestro problema inmediato: Raymond ha sido convocado ante el gran jurado y ha estado actuando extraño. Paso mucho tiempo visitando a un abogado. Creo que se está convirtiendo y dando evidencia.”

Cain respiro profundo. “¿Cuándo va a testificar?”

“Parece que el día después de mañana.”

Caín Sus manos dobladas bajo la barbilla y sus ojos cerrados. Sin abrir los ojos, dijo: “Vamos a visitar a Raymond depues del almuerzo.”

“¿Para qué?”

Caín abrió los ojos. “Qué piensas?”

Morris negó con la cabeza. “Jesús. Realmente eres un idiota insensible.”

Caín se inclinó sobre la mesa, agarró la corbata de Morris y tiró de él hasta que estuvieron nariz con nariz. “¿Crees que me gusta esto?” Él apretó los dientes y hablo. “Los tres hemos sido amigos desde la escuela primaria. Pero tenemos que proteger el Alcalde, y yo tampoco voy a terminar en la carcel. Además, sé que no me habrías dicho a mí todo esto a menos que estés seguro de que Raymond se ha convertido. Y si Raymond no está en el equipo mas…” Caín dejó que las palabras cuelguen y soltó la corbata de Morris.

Morris tosió débilmente y hundió la cabeza entre las manos. “Jesús,” murmuró.

Joan apareció con una sonrisa brillante, con dos platos. “Aquí tienen, caballeros. Hígado y cebollas para el señor Caín y el pastel de carne para el detective Morris.”

***

Caín llamó a la puerta en la casa de Raymond Lawson, cerca de la terminal de la calle Bridge en el barrio Frankford de Filadelfia. Cuando Lawson respondio Caín noto que Sus ojos se abren como él vio a Sus visitantes.

“Oscar, David. ¿Qué los trae por aquí?”

“Simplemente para decir hola a un buen amigo,” dijo Cain.

“Sí,” dijo Morris. “¿Cómo estás, Raymond?”

Los ojos entrecerrados de Lawson. “Bien. Un poco ocupado.”

“¿Demasiado ocupado para invitarnos a entrar?” pregunto Caín.

Lawson vaciló. Caín utilizo su hombro para empujar a Lawson fuera del camino y entró. Morris a sus talones. Lawson miró afuera y cerró la puerta.

Caín miró por el pasillo hacia la cocina mientras colgaba su sombrero en el perchero. “¿Dónde está Julia?”

“Aún en la escuela secundaria. Ella tiene el deber de detención esta semana.”

Caín asintió lentamente. “Debe ser duro para ti,” dijo.

Lawson se encogió de hombros. “Lo que tiene que ser difícil?”

“Getting tiró en un gran jurado no es divertido para nadie. ¿Cómo lo llevas?”

Lawson se quedó mirando Caín. “Yo me encargo de él.”

“Bueno,” dijo Cain. “¿Qué tal nos dirigimos al sótano para algo de ese buen whisky de los tuyos?”

Lawson dudó, entonces Sus hombros caídos. Él abrió el camino al sótano.

Caín y Morris se sentaron en taburetes en el bar adyacente que Lawson había construido él mismo. Caín Sus manos juntas en la encimera de roble rojo pulido y se sentó inmóvil. Morris no podía quedarse quieto. Corrió sus manos por el pelo, sus nudillos agrietados y se cruzó de brazos.

Desde debajo de la barra, Lawson sacó una botella de whisky, y dos vasos. “¿Con o sin hielo?”

Caín se quedó mirando a Lawson. “Tal vez debería tomar la primera copa, Raymond.”

Lawson asintió. Se sirvió el whisky en un vaso y se lo bebió de un solo trago. “Usted ha oído hablar,” dijo.

“¿Esperabas lo contrario?”

“Esperaba lo contrario.”

“Maldita sea, Raymond,” dijo Morris. “¿Qué demonios estás pensando? Las cosas no tienen que ser de esta manera. ¿Cierto? Caín, dile que no tiene que undirse de esta manera.”

Caín siguió mirando a Lawson.

“Escucha,” dijo Lawson. “Soy el hombre más arrepentido aquí de ello, no hay otra manera. Si tuviera otra opcion la tomaria. Pero no lo hago, y todos sabemos que no tengo opcion.”

Lawson se sirvió un segundo whisky.

Después de que él tomó de un trago, Caín dijo: “Yo te doy crédito por el manejo de este como un caballero, Raymond. Voy a tomar una para recordar los viejos tiempos.”

Lawson se encogió de hombros y sonrió. “Ya no tendre mucho uso para él pronto de todos modos, ¿no?” Metió la mano debajo de la barra. Con su mano izquierda, sacó un vaso limpio y lo dejó en la barra. Con la derecha, sacó un Smith & Wesson .38 revólver y disparó un tiro en Caín.

Caín cayó al suelo, desorientado. El tiro le daño en su oreja. Él la agarró y sintió la sangre. Caín se apresuró a esconderse detrás de un sofá, oyó segundo disparo, y luego un tercero y un cuarto, entonces el silencio.

Grito “Tú no tienes que hacer esto, Raymond!”

No hubo respuesta. Examinó su mano izquierda, manchado de sangre. Sintió que su oído y su lóbulo de la oreja y se preguntó dónde estaría.

“Raymond!” Sólo oyó un respirar, nada más. “David, ¿estás bien?”

Morris abrió la boca con respiros laborosos, “Creo que … Creo que le di.”

Caín grito nuevamente, “Raymond me voy a poner de pie. No hagas nada que te arrepentirás.”

De rodillas, Caín miró por encima del respaldo del sofá. No vio por ninguna parte a Lawson. Vio a Morris y en el suelo, con una mano en su estómago, sangre esparcida en una mancha oscura en su camisa de vestir celeste. Morris asintió, indicando que Lawson estaba detrás de la barra. Caín sólo oyó jadeos de Morris. Miró por encima del borde de la barra. Se econtro con los ojos negros sin vida de Lawson.

“Le diste bien,” dijo Cain. “esta muerto.”

“Necesito una ambulancia,” dijo Morris. “Estoy mal del tiro.”

El rostro de Morris estaba pálido, cubierto de una capa de sudor. Sus ojos estaban desesperados. Apenas estaba en mejor forma que el cadáver detrás de la barra.

Caín levantó el vaso vacío en el bar y se llevan a cabo para ver su reflejo. La mayor parte de su lóbulo de la oreja izquierda había desaparecido. Sintió con la mano que quedaba e hizo una mueca por el ardor causado por su toque. Caín tomó un paño de cocina de la barra, y limpio las huellas dactilares en el vaso, la barra, y las heces. Miró a su alrededor, y concluyó que no había tocado nada más.

“No te preocupes, David, voy a conseguir una ambulancia,” dijo Cain.

Tomó la toalla con él y subió las escaleras y al volver a la primera planta busco su fedora que del perchero y se fue de la casa. En el exterior, ninguno de los vecinos estaban en sus patios. Él se dirigió rápidamente a su coche y se fue a casa. Se imaginó que Morris pronto se uniría a Lawson en el infierno, o el purgatorio. Ninguno se había ganado un lugar en el cielo.

***

Todo estaba tranquilo en la mansión de Caín, cerca del Museo de Arte. De pie, bajo el chorro de agua caliente en la ducha, fue que paro para pensar en lo que pasó. Había sido, en general, un buen día. Sentira falta de Lawson y especialmente Morris, pero su prioridad prioridad era proteger a sí mismo y su segunda prioridad era proteger al Alcalde Samuel. La muerte de Lawson cuplia ambas cosas. Su lóbulo de la oreja le había molestado al principio, pero una analisis mas profunda le dejo admitir que si él tenía que perder alguna pieza de carne, un lóbulo de la oreja era la cosa.

Después de su ducha, Caín con su oído vendado y afeitado salio confidante su tiempo con la bailarina Susan Hayes iría bien. Las citas con las muchachas de Big Will siempre iban bien. Mientras estaba en el espejo y dio una palmada de su viejo aftershave Spice, mientras decidia si él debería llamarla Susan o Cherry. Susan, decidió, al menos hasta que las cosas empezacen a calentarse.

***

En el vestíbulo del Troc, Caín vio Mabel leyendo la revista LIFE. Ella ni se molestó en guarder la revista, y Él no se molestó en saludar. Siguió a la oficina del Big Will y llamó a la puerta.

“Beat it!” gritó Big Will.

La puerta estaba destrabada en esta ocasión, por lo que Cain entro sin molestia. Big Will estaba detrás de su escritorio con una morena casi desnuda en su falda. “Oh,” ella gritó, sorprendida, cuando Caín interrumpio.

“Maldita sea, Caín, ¿no puedes oír?” Big Will empujó a la niña de su falda. Ella se apresuró a recoger su ropa del suelo.

“Demonios, Big Will, ¿Cómo se supone que voy a saber lo que estás haciendo?”

La bailarína usa la ropa para proteger sus pechos. Big Will suspiró. “Viv, ve a decirle a Susan que venga para aquí.” La niña asintió con la cabeza y salió por la puerta trasera de la oficina, la cual Caín sabía por experiencia era un pasillo que conducía a los vestuarios de las bailarinas.

“¿Qué te pasó en la oreja?”

“Me la corte al afeitarme,” dijo Cain.

“¿Te la cortaste al afeitarte?”

Caín se quedó mirando a Big Will. En poco tiempo, Big Will entendio el asunto. Sacó su pañuelo, se limpió el sudor de la frente, y dijo: “Sí, ya veo cómo puede pasar.”

Susan Hayes, llevaba un jersey blanco y fino que se aferraba al sutien bala como Saran Wrap. Caín estaba tan intrigado con su blusa que no notó sus pantalones rojos cereza, tambien de forma ajustada.

“Susan, mi niña! Te ves exquisita,” dijo Big Will. “Permítanme presentarte a Oscar Caín. Él trabaja para el Alcalde Samuel y ha-sido un gran amigo para mí y el Troc a través de los años.”

Susan le tendió la mano a Caín. “Es un gran placer conocerle, señor Cain.”

Caín se quitó el sombrero y le besó el dorso de la mano. “El placer es mío claramente.” Y lo decía en serio, sobre todo cuando oyó la risita de Susan.

***

Durante el trayecto a Bookbinder’s entre la Segunda y Walnut, Susan no podía dejar de hablar del gran coche, y lo Bueno que el Coupe de Ville es. En la cena, ella siguió y siguió aproximadamente de la misma manera sobre el restaurante, el maitre d’, el vino, y ordenó a la langosta como su cena porque Caín creía que era un afrodisíaco.

Mientras esperaban en la acera para el valet de traer su coche, Caín se volvió hacia Susan y sonrió. “Hay una increíble vista de la ciudad desde mi casa,” dijo. “¿Te gustaría un vistazo antes de que te lleve a casa?”

“Oh,” ella dijo, mordiéndose el labio inferior y sus caderas balanceándose ligeramente. “Debería llegar a casa. Tengo otro día largo mañana. No es fácil en las piernas bailar durante tanto tiempo.”

“Si alguien tiene las piernas para eso, eres tu,” dijo Cain. “Esto sólo tomará unos minutos. Podemos ir a la azotea, te voy a mostrar la mejor vista de la ciudad, y luego te llevaré a casa. ¿Qué dices?”

Los ojos de Susan brillaron. “Okay.”

Menos de 15 minutos más tarde, estacionó frente a su mansión en Green Street. Él ayudó a Susan a salir del auto, y sus grandes ojos admiraron las ornamentadas puertas de madera de la entrada del edificio de tres pisos y la ventana arqueada sobre ellos, y las ventanas de cristal manchadas amplias en el segundo piso.

“¿Usted vive aquí?” ella pregunto.

“Hogar, dulce hogar.” Caín abrió la puerta de hierro forjado negro que llevó a su patio y se acercaban a la puerta principal. “Entra.”

En el hall de entrada, Cain le dio un breve tour a Susan, especialmente mostrando el amplio salón, decorado con un bordo profundo de fondo y pantalla victoriana y los muebles de cuero fino. Hizo con que notase la gran foto, con marco dorado de él y el gobernador Thomas Dewey de Nueva York.

Caín hizo alarde de su dormitorio en el segundo piso, señalándole la gran cama con dosel. “La cama más cómoda en Filadelfia,” dijo. “Compré el colchón y las sábanas de seda de una importación europea en Manhattan. La más alta calidad.”

Han llegado a la puerta que daba a la azotea, Caín se le preguntó: “¿Estás listo para la mejor vista de la ciudad?”

Susan asintió con entusiasmo y caminaron hacia el aire fresco de la noche. Susan abrió la boca y corrió hacia la pared de ladrillo hasta la cintura en el borde de la azotea, donde se quedó mirando el mosaico de luces que brillaban en el cielo nocturno.

“Divino,” ella dijo, su voz apenas más fuerte que un susurro. “Me encanta.”

“He visto esas luces Miles de veces,” dijo Cain. “Pero …” Hizo una pausa.

Susan lo miró. “Perdon?”

Sonrió su más encantadora sonrisa y dijo: “Su belleza ni se compara a la suya.”

Susan se ruborizó y el corazón de Caín se aceleró.

“Ven aquí, nena,” dijo con tanta ternura como pudo. “Déjame sentir tu mano en mi cara.” Él le acarició la mejilla.

Susan sonrió con una sonrisa triste. Ella se apartó. “Sr. Caín?”

“¿Qué pasa, muñeca?”

“Yo no quiero ser irrespetuosa, espero que no me has traído hasta aquí pensando eso, ya sabes, que las cosas iban a pasar entre nosotros.”

Caín no estaba preocupado. Se había enfrentado a este tipo de reacción antes. Deslizó sus manos alrededor de uno de las suyas. “Susan, relajate. Vamos a pasar un buen rato. Y yo me ocuparé de ti. Ya lo sabes, ¿verdad?”

Ella asintió débilmente.

Caín se inclinó para darle un beso. Susan sacó su mano de la de él y dio un paso hacia la puerta que conducía en el interior. Caín agarró por la muñeca y tiró de su cuerpo para que ella lo mira a los ojos.

“Susan, no me dejes aquí solo,” dijo, tratando de ocultar su ira. “¿Las otras chicas no te hablaron?”

Sus ojos se dirigieron hacia abajo. “Dijeron que si les mostré un buen momento, que tu me cuidarias. Tal vez me ayuda a conseguir un apartamento mejor, cosas así. Nunca habian dicho nada de lo que está sugiriendo.”

Él ya no pudo contener su ira. “¿Y que piensas que es un buen momento exactamente?” Él la atrajo hacia sí, sus labios rozando los de ella mientras hablaba entre dientes. “Escúchame. Te puedo hacer o deshacer, y lo voy a disfrutar de cualquier manera.”

“Me estas lastimando,” dijo Susan.

Cain aflojo su agarre se suficiente para detener el dolor, con el objetivo de atraerla de nuevo a la orilla de la azotea con vistas a la ciudad. “Basta con mirar a ese punto de vista romántico. ¿Qué tal si empezamos con un beso pequeño, muñeca?”

Susan parpadeó, sonrió un poco y dijo: “Está bien.”

Caín sabía que tenía su roto. Otras chicas habían terminado el juego la dificultad. Eventualmente cada uno de ellas dio. Él la soltó y se inclinó hacia delante. Justo cuando cerraba los ojos, sintió que látigo su mano por la cara. Sus ojos saltaron abiertos y la agarró de la muñeca de nuevo.

“Eso fue un error,” dijo Cain.

Con su mano libre, le dio una palmada a Susan. Su cabeza se retorció violentamente y ella gritó. Él la abofeteó de nuevo. Cayó de rodillas y sollozó.

Él le soltó la muñeca y la miro, “¿Qué demonios te hizo pensar que era una buena idea?”

“Lo siento, señor Cain. Lo siento mucho.”

Él no le deberia dar otra oportunidad, había agotado todas sus posibilidades. Ella era realmente espectacular, y la quería desesperadamente en la cama. Apesar de la mancha roja quese extendía por su mejilla. Extendió una mano y ella la tomó.

“Lo siento mucho,” ella dijo mientras se ponia de pie.

“Esta bien …” Dijo cuando Susan lo interrumpió con un rodillazo. Caín se dobló de dolor, incapaz de recobrar el aliento. Ella le dio con la rodilla de nuevo, esta vez a su rostro. Su nariz se quebró y una línea de sangre salpicó a través de la pared de ladrillo. Cayó hacia atrás, maldiciendo la fuerza de esas hermosas piernas.

“Nadie,” ella dijo, secándose las lágrimas de sus ojos, “me trata de esa manera. Un otro hombre pensó que podía, pero a mi padre le di lo que se merecio. Y eres tan desagradable y despreciable como él, no eres la mitad de un hombre.”

Caín tosió y se esforzó por tomar una respiración profunda. “¿Tiene usted alguna idea de …”

“Tengo un montón de ideas,” dijo Susan. “Primero, que has dicho lo suficiente.”

Ella le dio una patada en la garganta, los puntos de su talón de tres pulgadas se conectaron con su manzana de Adán. Caín no podía respirar en absoluto, y él se preocupo que su tráquea estaba aplastada. Susan lo agarró por el pelo y lo alzo a sus pies. Ella lo inclinó sobre el muro, dándole una vista de pájaro del callejón abajo. Lo unico que Cain podia pensar era en conseguir aire para sus pulmones.

“Esto sólo puede terminar de una manera, el Sr. Cain. Yo sé lo que va a hacerme a mí de lo contrario. Así que si usted tiene cualquier cosa que arreglar con el Creador, ahora es el momento.”

Volteo la cabeza tanto cuanto su agarre le permitia y le escupio en su pierna. Las burbujas, blancas de su débil saliva, pegadas a sus pantalones de color cereza.

“Que así sea,” dijo Susan, y levantó las piernas de Cain para empujarlo por el borde.

El Cuerpo de Caín se disparaba a través del aire antes de que entiendes completamente lo que estaba sucediendo. Se apoderó de comprensión entre el segundo y el primer piso, que se pregunto si estaría reunido con sus compañeros Morris y Lawson. Precisamente en ese momento la cabeza de Oscar Caín cayó sobre el pavimento, con el cráneo destrozado, y en ese momento el Alcalde Barney Samuel perdió la mejor cobrador que trabajo las calles de Filadelfia.

***

“All Alone” was originally published in English in the anthology Shotgun Honey Reloaded: Both Barrels Vol. 2. It’s also available as a free download at NoiseTrade. Translation by Carolina Maria Russo-Holding.

© 2016 Erik Arneson

Advertisements