No es Mi Arma

Cuentos En EspanolNo es Mi Arma
por Erik Arneson

Esta no es mi arma.

Usted lo está sosteniendo.

No soy dueño de un arma.

¿No?

Ellos – No se me permite. Me gustaría saber si yo tenía un arma.

¿Estás seguro?

Por supuesto. Esta no es mi arma. ¿Dónde estoy?

Mire a su alrededor.

Parece que – al igual que la cocina de mi mamá. Pero se siente mal.

¿Quién es ése en el suelo?

I – Yo no quiero mirar.

Tienes que.

¿De veras?

Dime lo que ves.

Oh – oh, Dios.

Art by Dillon Samuelson¿Qué ves?

Jesús, Dios, ten piedad. Es es – ese es Sam. Mi hermano pequeño. Oh Dios, oh Dios, oh Dios.

Enfóquese. ¿Qué más?

Sangre. Hay sangre por todas partes.

¿Y?

Metal. Las cosas de metal de un arma de fuego.

¿Casquillos de bala?

Sí – sí.

Ellos tienen sus huellas.

No, no. De ninguna manera. Imposible.

Y, sin embargo, son sus huellas dactilares.

Estás mintiendo. Eso es una mentira.

Todo saldrá en los tribunales de la corte.

¿Corte?

La policía lo va a arrestar a usted, un abogado con la idea de culpable lo procesará a usted, un abogado barato te defenderá, un jurado con intenciones de irse a casa y nada más lo va a condenar a usted, y un juez de mano dura contra el crimen lo sentenciará usted.

Pero – esta no es mi arma.

Ves CSI, Ley y Orden, todos los espectáculos de la policía.

Sí.

Ya sabes cómo funciona. Alguien va a la cárcel por esto.

Pero – no es mi arma.

Quizá. Quizás no. De cualquier manera, está en tu mano.

Yo no apreté el gatillo. Yo no maté – no mataría a Sam. No lo hice.

¿Importa eso?

¡Sí! Sí, por supuesto que importa. Es todo lo que importa.

A usted. Nadie más le importa si lo hizo, ni no. Ellos ya saben que lo hiciste.

Eso – que no hace sentido. ¿Por qué estoy escuchándolo a usted?

Usted no quiere que su madre sepa que hizo esto.

Yo no hice esto. Yo no – no sé lo que pasó, pero no era yo.

¿Quién se va a creer? ¿Usted, su hijo loco en su cocina con el arma que mató a su hijo favorito, el que a ella siempre le gustó más? ¿O la policía, que investiga el crimen, y el fiscal de distrito, que enjuicia a los delincuentes?

Mamá me conoce.

Precisamente mi punto.

¡No! Ella – Mamá no va a pensar eso. Ella sabe que yo no le haría daño a Sam.

Art by Dillon Samuelson¿Hablas en serio?

Maldita sea. ¡Maldita sea! ¿Qué debo hacer? Tengo que hacer algo. ¡Maldita sea!

Ya sabes qué hacer.

No, no, no. No lo digas. No.

Sólo hay una opción.

No puede obligarme a hacer eso. No haré. No.

Es por tu madre.

¿Mamá?

Para protegerla.

No quiero hacerle daño a mamá.

Por supuesto que no. Eres un buen hijo. Es por eso que vas a hacer lo correcto.

Esto es – ¿esto es lo correcto?

Sí. Usted necesita limpiar su desorden.

Es – ¿Dolerá?

No fue nada. Ponga el arma en la boca, y apreté el gatillo.

Yo quiero que termine.

Levante el arma. Eso es todo, así de fácil.

¿Puedo orar antes?

No hay tiempo. Ponga el arma en la boca.

Dios –

Tres.

Yo soy –

Dos.

Lo siento.

Una.

. . .

. .

.

Susan Clay abrió su puerta y entró. Ella oyó un disparo y gritó y dejó caer los comestibles y corrió hacia el ruido y lo vio en el suelo de la cocina y gritó de nuevo y sintió el mundo girando dándole un mareo.

“¡No! ¡No, no! David!”

Se arrodilló junto a su hijo.

Sosteniéndole la mano.

Lloró.

Cuando pudo respirar de nuevo, marcó el teléfono. Entre sollozos, ella dijo: “Sam, es tu hermano. Está muerto. Un arma de fuego. Oh, Dios. ¿Cómo consiguió un arma?”

Lloraron.

***

“Not My Gun” was originally published in English by The Flash Fiction Offensive at Out of the Gutter Online. Translation by Carolina Maria Russo-Holding.

Text © 2014 Erik Arneson. Art © 2014 Dillon Samuelson.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s